Dile adiós a la sobrecarga muscular

sobrecarga

Las carreras populares y maratones son cada vez más masivas. Pero así como crece el auge del running aumenta también el número de lesionados.

A pesar de lo sencillo que pueda parecer hacer running y contrario a lo que muchos piensan, se trata de un deporte muy exigente con la musculatura y las articulaciones del corredor. Esto sumado a una técnica inadecuada y al "enganche" de muchos runners que no siempre descansan de la manera adecuada, es lo que provoca el riesgo de lesiones asociado a este deporte.

Una sobrecarga muscular ocurre cuando el músculo tiene tanta tensión que da lugar a contracturas. Las lesiones vienen precedidas de pequeñas señales de alarma como calambres y distensiones. Así que para prevenir las temidas lesiones es muy importante escuchar el cuerpo, y darle la importancia que merece a cualquier molestia, ya que un ligero dolor puede ser el aviso de que algo va mal. En tal caso es necesario parar nuestra actividad y consultar con un fisioterapeuta.

Esto que parece tan evidente no se suele hacer, por considerarlo habitual o leve, pero es un error porque pueden complicarse y terminar en lesión. Mejor una sesión de fisio a tiempo que lamentarlo más tarde.


sobrecarga

¿Cómo evitar las sobrecargas?

- Lo más básico es no excedernos en nuestros entrenamientos o carreras. Esto es algo que suele ocurrirles con mucha frecuencia a los corredores menos experimentados, que comienzan muy motivados y aumentan el ejercicio más de lo aconsejable.

- Es muy recomendable dejarse guiar por un entrenador que planifique nuestra actividad.

- Calentar previamente para preparar nuestros músculos y ligamentos al esfuerzo al que vamos a someterlos.

- Estirar al terminar el ejercicio. Irse a casa "en caliente" y sin haber acondicionado la musculatura es la mejor forma de tener contracturas y futuras lesiones. Mínimo 10-15 minutos.

- La pérdida de líquido y sales minerales favorecen las sobrecargas, indispensable hidratarse correctamente, no solo durante el ejercicio, sino durante todo el día.

- Una parte importante de los entrenamientos es el descanso, si no descansamos adecuadamente caeremos fácilmente en el sobreentrenamiento al no dar a nuestras fibras musculares el tiempo de recuperación necesario.

- Debes vigilar la técnica de carrera ya que las malas posturas o gestos pueden derivar en patologías.


¿Cómo se tratan las sobrecargas?

- Realizar estiramientos suaves que vayan liberando la tensión. Deben ser progresivos e ir acompañados de baños de agua fría.

- El uso de cremas o geles antiiflamatorios de tipo natural, con árnica, hipérico, caléndula... pueden aliviar los síntomas. Recomendable aplicar masajeando la zona de arriba a abajo (en dirección al corazón), para facilitar la circulación.

- Masajes de descarga, realizados por profesionales.

- La electroestimulación es una técnica muy efectiva, ya que favorece la irrigación sanguínea y posibilita una recuperación más rápida.




ARTÍCULOS RELACIONADOS:

- Lesiones.
- Sobreentrenamiento.
- Técnica de carrera.