Después de una Semana Santa pasada por agua y entrenando más bien poco, me augura mi mujer que el domingo 24 de Abril iba a llover a manta y que tampoco podría salir.
  Me desperté a las 7 de la mañana y lucía un día brillante que invitaba a ponerse las zapatillas y salir a correr hasta donde dieran las piernas. Me gusta correr con música (por lo menos en los entrenamientos), las carreras son otra cosa. Así que decidí cambiar la música que llevo normalmente que suele ser roquera y me digo: "Esta vez me la pongo de mis años jóvenes para ir recordando viejos tiempos". Me voy al ordenador y (la verdad es que tengo un archivo musical extensísimo, que da para poder elegir de lo que quieras) y me meto música de mis años jóvenes. Me coloco mi equipo, pantalón corto, camiseta de tirantes, gorra y el MP3 y a la calle. Tengo el Campo del Levante al lado de casa, desde allí suelo salir por la huerta hasta un pueblo cercano que se llama Meliana (Valencia), que entre ida y vuelta salen 16 km.
  Hoy voy a ir tranquilo, gozando de las vistas, los campos están divinos, según voy pasando veo que casi todos son ahora de alcachofas que es la temporada, todo muy florecido. Llego al barranco del Carraixet que cruza la comarca para ir a desembocar a la playa de Alboraya, lleva bastante agua y en el recorrido veo los patos salvajes, las pollas, y bastantes aves que está todas protegidas. ¿Qué más puedo pedir?. Este disfrute se lo recomiendo a todo el mundo que quiera probarlo.

Llevo corriendo siete años y al principio salía a entrenar sin ningún sistema, iba a lo que daba el cuerpo, si me encontraba bien iba deprisa, si no estaba bien del todo más despacio, vamos, a lo que pedía el cuerpo. Ahora salgo con lo que voy a hacer pensado de antemano y la verdad es que me va mucho mejor luego en las carreras.

Hoy me he hecho la mitad del recorrido (8 km) en 45 minutos es decir a 5:37 el km., en el 8 me tomo glucosa y dos tragos de agua en una fuente que ya tengo localizada, la vuelta en un poco menos de tiempo (más alegre), me sale unos 4 minutos menos que la ida y a 5:10 el km. Todo esto puede parecer una tontería pero en la carrera me vale de mucho, pues sé cuándo tengo que apretar y la verdad es que termino muy bien, cansado pero no reventado y haciendo un tiempo bastante bueno para mí. He entrenado para ir de menos a más.

Bueno no os canso más, la verdad es que a mí lo que a otros les parece una tontería a mí me da la felicidad. Claro que siempre se puede elegir entre salir a correr entre campos por la mañana disfrutando del paisaje o quedarse en casa tumbado en el sofá.

  Valentín Álvarez







Lutaj - Diseño Web